Blog

¿Qué significado le das a tu vida?

¡Hola a todas!

Hace mucho tiempo que no escribo un post, he dedicado más tiempo a hacer videos y demás cosas, que había dejado de lado la palabra escrita (que tanto me gusta).

Escribir me apasiona tanto como contemplar a mis hijos en su día a día y verlos DISFRUTAR LA VIDA SIN LIMITES.

Escribir es poder dejar que mi alma se comuniqué con otras personas dándole forma a lo que siento con palabras. Palabras que a veces tienen miles de significados y que no dependen de mí, sino de ti mi querida lectora.

 

Y eso me lleva a poder decirte que, aunque te parezca lo contrario, tu vida depende del significado que le estés dando a cada momento.

Sé que a veces parecen que sean las circunstancias las que te dan el patrón de cómo sentirte o qué hacer, sé que otras parece que son los demás como dictan tus sentimientos y tus acciones, pero eso solamente es uno de los tantos malentendidos que estás viviendo.

Giramos entorno a esos malentendidos con lo que creemos que es LA VIDA, con lo que significa vivir una buena vida o una mala vida, con todos esos malentendidos que hablan de nosotros mismos, de cómo somos, cómo no somos, como deberíamos ser, lo que nunca seremos…

Al final de día sentimos que hemos venido a este mundo a pasarlo mal y a sufrir. Parece que  poder tener una vida con felicidad, bienestar y amor sea cosa de un milagro o de suerte.

 

Para tu alivio, aunque sé que de alivio tiene poco, déjame que te cuente que no eres una excepción: el 99,9% de las personas viven bajo los mismos malentendidos.

 

Y nuestra mente, guiándose por esos malentendidos, nos crea la ilusión de que “somos poca cosa”, de que “las circunstancias y los demás dictan como nos sentimos y qué podemos llegar a hacer”, de que “nuestra autoestima se daña”, de que “la vida es dura»…

 

<<Vivimos bajo la ilusión que crea nuestra mente y parece tan real que creemos que es así, y que esa es la verdad.>>

 

No hace muchos años (comparado con lo que se calcula que tiene el ser humano como especie), en nuestra más tierna infancia, vivíamos en la plena felicidad.

En esos tiempos no dudábamos de lo que éramos, no dudábamos de nuestras capacidades porque íbamos a por todo lo que queríamos sin que los miedos ni las preocupaciones nos limitaran.

Esos años donde veíamos a los demás más allá de la apariencia, donde conectábamos con la otra persona sin filtros.

Esa época donde nos mirábamos al espejo y nos reíamos y alucinábamos con descubrir cómo éramos. No importaba si tenías la nariz grande o pequeña, los ojos de color marrón o azul, el pelo claro, oscuro, corto o despeinado. No importaba si estabas mas más gordita o menos.

ERA TODO PERFECTO COMO ERA, NO TENÍAMOS LA NECESIDAD DE CAMBIAR NADA. 

 

¿Qué sucedían esos años que VIVIAMOS LA VIDA DISFRUTANDO CADA MOMENTO?

Algunos dicen que lo que ocurría en esos momentos es que estábamos bajo “La inocencia de la infancia”. Donde no tenías consciencia de las cosas que pasan en el mundo «real», en la vida, lo que significa la vida, sus responsabilidades, sus problemas, sus situaciones duras.

Y noto un tono de juicio ante “esa inocencia de la infancia”.

Se da a entender que los niños viven en “una burbuja” que no se enteran de nada y que por eso no sufren porque no tienen ni idea de “lo que significa la vida”. Pero que cuando lo descubran, «sabrán lo que es bueno y se darán cuenta que no todo es juego y diversión, felicidad y amor», estarán jodidos, sufriendo la verdadera vida.

 

Y la verdad, se me ponen los pelos de punta cuando escucho hablar así a la gente, porque hablan desde el resentimiento, desde el odio, desde la rabia, desde lo que han aprendido sobre la vida: dura, jodida, violenta, castigadora, difícil…

 

Déjame decirte mi querida lectora, que yo no soy una niña en su más tierna infancia, dentro de nada voy a cumplir mis 30 primaveras, y aunque puede tú tengas algunos años más que yo, esto no nos hace diferentes. Sabemos de lo que estamos hablando, aunque a mí me quede algo más cerca.

 

Y desde mi postura de “adulta” con una vida “adulta” con las responsabilidades de “adultos” y con la vida “jodida de adulto”, grito a los 4 vientos que: VIVO BAJO LA INOCENCIA DE LA INFANCIA.

 

Esa inocencia a veces tan criticada por el mundo “adulto” para mi es: “Poder liberarme del significado que hemos inventado los seres humanos de lo que significa vivir la vida”.

Ese significado con sus miles de reglas que giran alrededor de cómo es la vida y como es uno, y como no debe ser la vida y como no debe ser uno, que únicamente lo que hace es mantenernos frenados, limitados, sufriendo por una ilusión que no es real.

 

Vivir bajo la inocencia no significa pasar de todo o dejar de ser responsables, vivir bajo la inocencia es poder VOLVER A SER UN SER LIBRE pero esta vez en el mundo de los adultos.

Volver a ser ese SER que no se dejaba guiar por el miedo o las preocupaciones. Ese SER que, al caerse lloraba, se levantaba y no se quedaba quejándose sobre su caída y comentándola y recordándola por días enteros, sino que seguía adelante.

Ese SER que disfrutaba de la vida sin dejarse “presionar por los significados” porque desconocía los significados. 

 

Esos significados que nos inventamos para la vida, para nosotros mismos, que son muchos y muy cambiantes, entonces:

¿Por qué tomarse las cosas tan en serio, tan personales?

¿Por qué te has de dejar llevar por tus miedos y preocupaciones?

¿Por qué dejar escapar tu presente retorciéndote en el pasado o el futuro que te espera?

¿Por qué te quedas con la descripción que te das de ti misma?

 

¿Qué estás sintiendo ahora mismo?

Párate EN ESTE MOMENTO y mírate.

Date el permiso de que estas palabras resuenen en ti, no desde tu mente, sino desde tu esencia, desde tu corazón, desde tu alma.

Date permiso para escuchar a esa vocecilla que sabes que siempre está ahí para ayudarte, y que no tiene nada que ver con tú mente.

Si te ha gustado mi artículo, por favor, compártelo con tus seres más queridos y con los que no lo son tanto. Vamos a darle la oportunidad a todos de ver el mundo con otros ojos.

Te agradecería que me dejaras tú comentario al respecto.

Muchas gracias por estar ahí.

 

 

PD: LA ILUSIÓN QUE CREA TU MENTE SOBRE TI, SOBRE TU AUTOESTIMA TE MANTIENE ATRAPADA, PERO, HAY UNA FORMA DE LIBERARSE… ¿Estás dispuesta a ello?

#Reto21díasmejoratuautoestima #viveunaautoestimaapruebadetodo

HAZ CLIC AQUÍ PARA RESERVAR TU VACANTE EN EL RETO

 

 

Con todo mi cariño,

Coaching de transformación

Compártelo en redes sociales:
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

  • Seño Pilar Gea

    Querida Lola:
    Me ha encantado tu artículo. Lo comparto y tomo más conciencia aún de la suerte de haberte tenido como Coach.