Blog

Las circunstancias no lo son todo. Parte II

Continuando con el artículo de LAS CIRCUNSTANCIAS NO LO SON TODO, en la primera parte hablamos de que todo el mundo, sin excepción alguna, tiene la elección de elegir. Y exploramos lo que eso significaba.

Confío y espero que te hayas dejado tocar por ese entendimiento y que hayas podido comprender de una manera más profunda la premisa que exploramos -todo el mundo tiene la elección de elegir-.

Ahora vamos a abordar el segundo enfoque que quería compartir con ustedes sobre las circunstancias.

Siguiendo las mismas pautas que el artículo anterior, nuevamente te pediré que aparques todo lo que sabes, y te dejes empapar por lo que este artículo hace despertar en ti, sin juzgarlo, sin analizarlo, simplemente dejando ver que florece dentro de ti.

 

La segunda mirada que te quería aportar al respecto, es que nosotras experienciamos nuestro pensamiento de la situación y no la situación en sí. ¿A qué me refiero con esto?

Pues que si analizamos la situación < una chica es rechazada por un chico> en sí, la situación no tiene nada de malo. Es neutra. Es algo que está ocurriendo y ya está.

Ahora bien, nosotras con lo que pensamos a cerca de esa situación somos las que le damos la positividad o la negatividad a la misma.

Si validamos el pensamiento de que “dar a conocer los sentimientos es peligroso y pueden hacernos daño”, para nosotras esa situación va a ser desagradable. Nos va a llevar a sentir sentimientos de malestar, tristeza y nuestra reacción va a ser, por ejemplo, relacionarnos con otras personas de una manera muy superficial y no querer profundizar en las relaciones con otros por miedo a sentirnos en situación de peligro.

Y eso hará que validemos otros pensamientos del calibre de que somos raras, que no nos merecemos el apreció de nadie. Y seguidamente a eso, nos castigamos por volver a reaccionar del mismo modo, nos fustigamos por no ser capaces de hacer algo diferente y caemos en la trampa de sentir que somos las únicas que vivimos así, que estamos falladas, que nos somos válidas, que estamos defectuosas…

Cuando en realidad, lo único que ha ocurrido es que hemos validado un pensamiento, y ese mismo pensamiento trae hijitos, y todos apuntando a la misma dirección de hacernos sentir mal, humilladas, poca cosa… porque es a lo que nos hemos acostumbrado. Y si seguimos en la misma línea y pensando lo mismo es imposible experienciar algo diferente y tampoco sentirse de otra manera.

Ahora, si nos abrimos a algo nuevo, si lo empiezas a mirar desde la forma que te propongo, todo empieza a fluir de otra manera. Y lo que antes creíamos que era el problema, es decir la situación en sí, ahora se vuelve algo neutro. Y eso es algo liberador.

Y desde esta nueva perspectiva ¿Qué podemos hacer nosotras al respecto cuando un pensamiento que lo catalogamos de “malo” nos viene a la mente?

Primero os quiero informar de que al día nos llegan 70 millones de pensamientos (más o menos) que filtramos inconscientemente y, solo unos pocos son traídos a nuestra conciencia.

Con esto quiero decirte que, no existe una fórmula secreta infalible para deshacernos de aquellos pensamientos que no queremos. Pero sí que podemos empezar a hacer algunas cositas al respecto, y de una manera natural esos pensamientos irán tomando menos fuerza.

Lo primero que te sugiero que hagas es, que tomes conciencia cuando un pensamiento nuevo llega a ti. Que percibas cuando entra. No tienes que hacer nada al respecto con ese pensamiento, simplemente darte cuenta de que te entra el pensamiento.

Este ejercicio te va a dar conciencia de que somos seres pensantes y de que nuestros pensamientos entran de forma involuntaria a nosotras.

Ahora, lo que hagamos al respecto con ellos ya es algo que decidimos nosotros, y es algo totalmente voluntario, aunque no lo creas (pues la mayoría de veces es algo que se ha vuelto automático).

El tema de pensamiento es un tema muy amplio y escribiré varios artículos al respecto, pues hay muchas cosas que abordar, y ahora no quiero colapsarte con mucha información.

Tomate tú tiempo para reflexionar sobre lo que se habla en el artículo. Como te he pedido al principio, no lo compartes con nada de lo que sepas, no lo juzgues, y sobre todo no le busques la lógica. Simplemente deja que las ideas aterricen en ti y ábrete a lo que tu ser tiene que decirte. Te aseguro que sentirás cosas asombrosas.

Deseo de todo corazón que te abras a apreciar la vida como la maravillosa experiencia humana que es, donde las situaciones que vivimos no tienen carga negativa o positiva sino que nosotras somos las que les damos esa carga.

 

¿Qué estás sintiendo ahora mismo con respecto a esto?

Párate EN ESTE MOMENTO y observarte.

Date el permiso de que estás palabras retumben en ti, no desde tu mente, sino desde tu esencia, tu corazón, tu alma.Date permiso para escuchar a esa vocecilla que sabes que siempre está ahí para ayudarte, y que no tienen nada que ver con tú mente, esa vocecilla que la llamamos sentido común, sabiduría interior, intuición. 

Si te ha gustado mi artículo, por favor, compártelo con tus seres más queridos y con los que no lo son tanto. Demos la oportunidad a todos de ver el mundo con otros ojos.

Te agradecería que me dejaras tú comentario al respecto.

Muchas gracias por estar ahí.

Con todo mi cariño,

Coaching de transformación

Compártelo en redes sociales:
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email

  • lourdes

    Efecto positivo estas palabras, sobre todo en estos momentos de decisiones difíciles. Gracias

    • Lola López
      Lola López

      Gracias a ti Lourdes por comentar!
      Es un placer para mi recibir este mensaje tuyo.
      MIL GRACIAS!

      Si te interesan mis artículos, te ánimo a que te suscribas a mi boletín semanal, donde además de los nuevos artículos te llegará cualquier novedad.
      Te dejo el link http://creandolavidaquedeseas.com/boletin/
      Un abrazo!

  • Ines Durana

    Es un prodigio entender que la vida proviene de como pensamos lo que pensamos y que esto es lo que es lo que formo de mi vida y no las circunstancias por si solas.
    Es entonces válido decir simple y neutralmente, lo que paso, pasó y punto.!

    • Lola López
      Lola López

      Gracias por tu comentario.
      Aporta más valor al artículo!
      Love you!!